29/7/2011

Colibrí / Helicóptero



─¡Mamá, mamá! ¡Acabo de ver un pájaro elevándose derechito como un ascensor!
─Bueno, hijo, ¿sabes? No todos son aviones… En la naturaleza también debe haber helicópteros.

25/7/2011

Mensajeras de los dioses


"(...) El lenguaje de los dioses, o sea, el lenguaje de los pájaros, tiene su correspondiente en el lenguaje hablado y escrito de los hombres. En medio de ambos está la poesía".

"(...) El poeta es el intérprete de la lengua sagrada.

La palabra adivino etimológicamente está emparentada con divinus que significa intérprete de los dioses.

Las aves son mensajeras de los dioses; en un sentido más oculto, son el símbolo de las madres sabias, y que Occidente se ocupa de llamarlas peyorativamente brujas. También son nuestros pensamientos.

Sólo en el corazón del ser humano se restablece la comunicación con los estadios superiores. Los pájaros suelen posarse en las copas de los árboles.

Salomón, heredero de David, dijo: "¡Oh, hombres! Hemos sido instruidos en el lenguaje de los pájaros y colmados de todo bien".

La lengua de los dioses, a través de un rito, comunica con su equivalente, la lengua de los hombres.

Es decir, el lenguaje de los pájaros tiene su correspondiente: el lenguaje rítmico o en versos que crea el hombre".

"(...) La poesía es luz y misterio cuando el poeta está en completa alineación con el espíritu. Así invoca y crea. Cuando dice lluvia, la lluvia aparece. Cuando dice verdor, la plenitud de la hierba resplandece. Cuando dice madre, aparecen sobre el viento miles de pájaros misteriosos en la bóveda de la noche, y cuando dice piedra, aparecen las estrellas en el cielo...".


Fragmentos de "Tradición, ancestros y espiritualidad (Apuntes y fragmentos de un diario)", en: Soy el animal que creo. Antología, de Santos López (Eclepsidra, 2004)

22/7/2011

Sangre palmípeda


Querido, mi brújula
sigue indicando al norte
a casas de madera
y ojos azules,

cuentos de hadas donde
hijos segundones
de pelo rubio
cazan un ganso,

amor en pajares,
Protestantes y
bebedores excesivos...
Las primaveras tardan en llegar,

pero las manzanas silvestres
se vuelven rubíes
los arándanos
gotas de sangre,

y los cisnes logran nadar
en aguas gélidas,
tan caliente es la sangre
palmípeda

Con lo helado que está
nos iríamos, querido, a la cama
temprano, pero nunca
para evitar el frío.


"Querido, mi brújula", en: Poems, Prose and Letters, de Elizabeth Bishop (The Library of America, 2008; traducción: Adriana Valdés)

16/7/2011

Tamaño colibrí, por favor

Científicos estadounidenses hallaron el fósil de la mayor hormiga que jamás haya vivido en la Tierra, cuyo tamaño es equivalente al de un colibrí. Se cree que vivió en épocas de temperaturas globales elevadas.

Una hormiga gigante que medía hasta cinco centímetros cruzó el Ártico durante los períodos más cálidos de la Tierra, usando puentes de tierra entre los continentes, afirman científicos.

La hormiga, llamada Titanomyrma lubei, vivió hace unos 50 millones de años y es una de las especies de hormiga más grande jamás encontrada.

Los fósiles fueron desenterrados en los sedimentos de un antiguo lago en Wyoming, Estados Unidos.

Según el equipo conjunto de investigadores de Canadá y EE.UU., estas hormigas gigantes casi siempre vivían en climas cálidos.

La nueva especie parece muy similar a los fósiles que se han encontrado en Alemania y en la Isla de Wight, al sur de Inglaterra, que datan del mismo período.

"No tenemos ningún fósil de hormiga obrera de esta nueva especie, sólo tenemos una reina", explica Bruce Archibald de la Universidad Simon Fraser en Columbia Británica.

Poco se sabe acerca de cómo estas hormigas vivieron o lo que comían, pero en los fósiles se han encontrado alas.

Y un dato común, tanto en los fósiles encontrados en Europa y ahora en Wyoming, las hormigas se localizan cerca de plantas que se sabe prosperaban sólo en temperaturas de alrededor de 20º centígrados.


Calentamiento global prehistórico


Según la investigación, publicada en la revista de la Real Sociedad Proceedings B, el período Eoceno, ocurrido hace 56-34 milliones años, fue interrumpido por períodos en que la temperatura de la Tierra se elevó a más de lo que es hoy, probablemente a causa de la liberación a la atmósfera de gases de efecto invernadero como el metano.

Y los investigadores creen que las hormigas gigantes tuvieron que trasladarse de Europa a América del Norte - o viceversa - durante uno de estos períodos "hipertérmicos".

"Hubo un montón de transferencia de organismos vivos entre Europa y América del Norte en esa época, los mamíferos, los árboles, todo tipo de cosas", dijo el doctor Archibald.

"Y se han encontrado muchos insectos que son similares entre la Columbia Británica y Dinamarca, pero que podía haber vivido en un clima más frío y haber cruzado en cualquier momento".

"Este es el primer ejemplar que tenemos de un animal que hubiera necesitado el calor con el fin de hacer la travesía", agrega el investigador.

Los puentes de tierra a través del Ártico experimentaron un clima templado durante la mayor parte del Eoceno, aumentando durante períodod hipertérmicos.

Durante el curso de la investigación, el equipo trabajó en la ubicación de todas las especies de hormigas, extintas o contemporáneas, que crecen más de 3 centímetros.

Ellos encontraron que casi todas están asociadas con temperaturas tropicales, aunque el por qué sigue siendo un misterio.

El mayor equivalente a este fósil gigante son las hormigas guerreras del género Dorylus, que se encuentran en África central y oriental, que también puede crecer hasta 5 centímetros de largo.


"Descubren fósil de hormigas gigantes", en: Semana (Colombia, 4 de mayo de 2011)

14/7/2011

Cuenta Max Ernst

"-¿Sabes que hubo un tiempo en que quise ser médico? Pretendía curar la mente. Sentía que yo era capaz de enseñar a los hombres a no ceder ante cualquier espantapájaros con sotana que dice representar la Voluntad Divina. Cuando eres joven, eres una bola de billar sujeta al último golpe. Yo tuve crisis místicas, exaltaciones, depresiones y hasta ataques de histeria. Hice una peligrosa confusión entre pájaros y humanos porque mi cacatúa rosa murió el mismo día que nació mi hermana. La enterré en el jardín -a la cacatúa, no a mi hermana- y después me entró una crisis nerviosa; me pasó lo mismo cuando un automóvil en Brühl estuvo a punto de atropellarme. Reí y el conductor me insultó. Puse en jaque a mi familia y creo que les hice un favor cuando salí de Alemania".


"Loplop", en: Leonora, de Elena Poniatowska (Seix Barral, 2011)

10/7/2011

Oír el tamarindo


"Cuando se hace de noche
un rostro azul se separa suavemente de ti.
Canta en el tamarindo un pajarillo.

Un monje afable
junta sus manos mortecinas.
A María la visita un ángel blanco.

Una guirnalda nocturna
de violetas, grano y uvas púrpura
es el año del espectador.

A tus pies
se abren las tumbas de los muertos
cuando la frente posas en las manos de plata.

En tu boca
habita quedamente la luna otoñal,
ebria por la canción sombría de la adormidera;

flor azul
que suena suavemente entre las piedras amarillas".

"Transfiguración", en "Septeto de la muerte". Sebastian en sueños y otros poemas, de Georg Trakl (Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores, 2006)

Peregrinos


Cuando tocan a paz las campanas del atardecer,
sigo el maravilloso vuelo de los pájaros
que en largas hileras, como devotos peregrinos,
se pierden en las claras lejanías del otoño.

Vagando por el jardín cerrado de la noche
acompaño en mi sueño su suerte luminosa
y apenas si percibo cómo pasan las horas
al seguir sus viajes más allá de las nubes.

Un suspiro de ruina me hace entonces temblar.
Un pájaro se queja entre ramas sin hojas,
sobre rejas mohosas, roja, la vid se agita,

mientras, como pálidos niños formando un corro lúgubre,
junto a oscuros brocales que se desmoronan
se inclinan lívidos asteres, temblando al viento.


"Otoño (Ruinas)", en: Del cáliz de oro. Compilado en Sebastian en sueños y otros poemas, de Georg Trakl (Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores, 2006)

3/7/2011

Silabeo del crepúsculo



"Esta noche
el mar está en calma
en las playas de Dover
En el crepúsculo creciente
los pájaros
gritan
en su llanto
las sílabas
de alguna palabra
deconstruida
que nosotros
aún no logramos descifrar
que explique
nuestra existencia
Y ellos los pájaros
elevándose
cargan en sus alas
la luz última
y vuelan con ella
sobre el horizonte
guardando
el secreto".

"Esta noche el mar está en calma", de Lawrence Ferlinghetti